Cómo fortalecer el cuerpo y tus resultados deportivos

Cómo fortalecer el cuerpo y tus resultados deportivos

Mejorar el rendimiento atlético y fortalecer el cuerpo es más fácil que nunca. Con las recientes innovaciones en tecnología y metodología de entrenamiento, los atletas lo logran. 

Pero, por dónde deberías empezar.  Con tantas opciones, puede ser abrumador decidir cuál será el uso más efectivo de su tiempo. Es por eso que hemos preparado este artículo para ayudarte. 

Cómo fortalecer el cuerpo y tus resultados deportivos

  1. Varía tus entrenamientos

Para muchos atletas, los ejercicios funcionales son lo mejor. Pero, mejorar el rendimiento atlético no se trata de esculpir su cuerpo o perder peso por el simple hecho de hacerlo. Se trata de mejorar su fuerza muscular, tiempo de respuesta y destreza mental en el campo. Los ejercicios funcionales son una gran base y siempre deben ser parte de sus entrenamientos. 

No solo pueden condicionar su cuerpo para reaccionar a diferentes situaciones, sino que estos ejercicios pueden hacer mucho para prevenir lesiones musculares. Sin embargo, realizar los mismos ejercicios día tras día, semana tras semana, no es la forma de alcanzar tu máximo potencial. Tu cuerpo se acostumbra a esa estimulación. Esto puede causar un estancamiento en sus resultados. Por ello, se recomienda que varíe su entrenamiento cada dos o tres semanas. Esa confusión muscular puede producir algunos resultados sorprendentes. Además, te ayudará a mantenerte motivado y evitar el aburrimiento.

  1. Realiza un seguimiento y mide tu rendimiento durante el entrenamiento para fortalecer el cuerpo

Realizar un seguimiento de tu rendimiento durante un entrenamiento es una excelente manera de fortalecer el cuerpo aún más. Puede realizar un seguimiento de su progreso para una actividad o entrenamiento específico. Use esos datos para establecer metas pequeñas. Antes de que te des cuenta, estarás muy por delante de donde estabas antes.

La tecnología moderna ha hecho que sea increíblemente fácil medir su rendimiento. Los relojes de fitness pueden actuar como un centro de información. Ya que, registran constantemente diferentes parámetros de su movimiento. El equipo más avanzado es capaz de medir la distancia de carrera, la frecuencia cardíaca, las repeticiones de ejercicio y mucho más. 

Muchos atletas profesionales aprovechan el seguimiento de los wearables para afinar su rendimiento. No es raro ver a los atletas realizando ejercicios con chalecos de alta tecnología que monitorean sus movimientos en tiempo real. Luego, los entrenadores pueden ver un desglose cuadro por cuadro de lo que está haciendo el cuerpo y qué músculos se están trabajando. No tardará mucho en darse cuenta de que algo tan simple como realizar un seguimiento de su rendimiento puede marcar una gran diferencia.

  1. Haz de la hidratación adecuada una prioridad al hacer ejercicio

No hace falta decirlo, pero mantenerse hidratado debe ser su principal prioridad durante su entrenamiento para fortalecer el cuerpo. Pero, no es difícil deshidratarse, ya sea que esté en el campo o en un gimnasio fresco, su cuerpo perderá líquidos a través del sudor. Mientras haces ejercicio, tus músculos producen calor. Esto aumenta bastante la temperatura corporal central. La sudoración es solo el intento de tu cuerpo de enfriarte.

Durante una rutina de ejercicios particularmente intensa, su cuerpo podría perder hasta 45 onzas de agua por hora. Es importante que mantenga un poco de agua a su alcance. Sobre todo, porque la deshidratación puede ocurrir muy rápidamente. Y puede comenzar a perder el conocimiento en medio de una repetición dura y lesionarse. Se recomienda que beba entre 20 y 40 onzas de agua por hora durante su entrenamiento. 

También debe evitar beber demasiada agua. Contrariamente a la creencia popular, beber un galón de agua antes de comenzar a trabajar esos músculos no es una buena idea. Podría provocar hinchazón y náuseas, lo que en última instancia afectará su rendimiento.

Los altos niveles de vitamina D activa están asociados con una mayor fuerza de las piernas, en potencia, velocidad y altura de salto. Pero desafortunadamente, estas relaciones no se vieron con la forma inactiva. La falta de vitamina D en el cuerpo puede aumentar el riesgo de tener músculos débiles, lo que a su vez aumenta el riesgo de caídas. 

  1. Dedique suficiente tiempo para la recuperación para fortalecer el cuerpo

El proceso de recuperación es tan importante como el entrenamiento en sí. De hechos, sus músculos necesitan tiempo para sanar y fortalecer el cuerpo. Cada vez que haces ejercicio, su tejido muscular está experimentando pequeños desgarros. Si elige superar el dolor y no le da a su cuerpo suficiente tiempo para recuperarse, solo está pidiendo una lesión. La falta de recuperación adecuada es una de las causas más comunes de desgarros musculares y lesiones graves. 

En segundo lugar, necesita reponer su reserva de energía. El glucógeno muscular, que es básicamente la forma almacenada de carbohidratos, se usa cuando haces ejercicio. Es el suministro de energía de tu músculo. Durante la fase de recuperación, puede restaurar su suministro de glucógeno muscular para el próximo entrenamiento. Hay varias maneras de promover la curación y recuperarse adecuadamente. Lo más fácil es simplemente tomar algunos días de descanso. Dale a grupos musculares específicos uno o dos días para recuperarse antes de empujarlos más. 

También puede evitar el cardio intenso o no hacer ejercicio en absoluto unos días a la semana. Simplemente, escalona tus días de ejercicio para darle a tu cuerpo todo el tiempo que necesita. El estiramiento después del ejercicio es otra gran idea. Ciertamente, unos pocos minutos de estiramiento pueden ayudar significativamente al proceso de recuperación. Además de mejorar su rendimiento atlético la próxima vez que esté en el campo.

  1. Entrena tu cerebro para ejercitar bien

Probablemente, hayas escuchado la frase «la mente es el músculo más fuerte del cuerpo». Si bien el cerebro no es técnicamente un músculo, hay mucho que decir sobre esta poderosa declaración. De hecho, el entrenamiento mental es una de las formas más efectivas de mejorar su rendimiento atlético y obtener una ventaja sobre su competencia.

El ejercicio es algo más que una buena función muscular. La mayoría de los deportes también dependen de tus habilidades mentales. Por ejemplo, los jugadores de fútbol, ​tienen que tomar miles de decisiones en fracciones de segundo. Cualquiera de estos puede afectar en gran medida el resultado del juego.

  1. Alimenta tu cuerpo de la manera correcta para fortalecer el cuerpo

Para algunos, mejorar el rendimiento deportivo puede ser tan simple como comer los alimentos adecuados. Obviamente, los mejores atletas tienen una dieta mucho más estricta que la persona promedio para fortalecer el cuerpo. Para empujar a su cuerpo lo más lejos posible, necesita comer alimentos saludables en los momentos adecuados.

Todo empieza por la mañana. Omita los cereales azucarados y la comida rápida, poco saludable para el desayuno y coma carbohidratos, proteínas y grasas saludables en su lugar. Un buen desayuno por la mañana energiza tus músculos y al mismo tiempo te da un comienzo energético para el día.

Cuando planifique sus comidas, es importante evitar los azúcares simples y los carbohidratos simples. En su lugar, opta por alternativas más saludables como los carbohidratos complejos.

Los carbohidratos simples y muchos ingredientes en la comida chatarra, son conocidos por causar ese temido choque del mediodía. Esto se debe a que los carbohidratos se descomponen muy fácilmente en su cuerpo. Esto resulta en un rápido pico de azúcar en la sangre. Experimentarás un rápido aumento de energía, pero desafortunadamente, no durará. Después de unas horas, te sentirás letárgico y débil. Lo que no es bueno para los atletas que quieren superar los límites.

Los carbohidratos complejos como los alimentos integrales, las verduras saludables, las legumbres y más, se descomponen mucho más lentamente. Esto regula su azúcar en la sangre y mantiene su índice glucémico relativamente bajo. Por lo tanto, tendrá un suministro constante de energía durante todo el día.

Cuándo comer si haces ejercicio

Saber cuándo comer también es importante. Se recomienda que coma de 3 a 4 horas antes de ir al gimnasio. Una comida alta en proteínas con carbohidratos complejos alimentará su entrenamiento. Una vez que haya terminado, coma de nuevo.

El objetivo de su comida después del entrenamiento es reponer los nutrientes que perdió y acelerar el proceso de recuperación. Como mencionamos anteriormente, pierdes mucha energía almacenada durante tu entrenamiento. Además, tus músculos experimentan pequeñas microlesiones.

  1. Considere agregar algunos suplementos a su dieta para fortalecer el cuerpo

No hay vergüenza en incluir suplementos nutricionales en su dieta. A veces, no puede obtener todos los macronutrientes que necesita solo de los alimentos. Los complementos alimenticios aportan estas vitaminas y minerales esenciales para controlar todas las funciones de tu organismo. La vitamina D es esencial para numerosas funciones del cuerpo, sin embargo, es especialmente importante para las personas que hacen ejercicio o entrenan regularmente. No solo ayuda al mantenimiento diario de músculos sanos, también apoya a la recuperación de los músculos después de una sesión de entrenamiento intenso.

Entrena tu cerebro para ejercitar bien

Conclusión

Mejorar el rendimiento atlético no tiene por qué ser complicado. De hecho, los métodos más efectivos son bastante sencillos. Usar estos consejos como base de su estrategia de entrenamiento producirá resultados significativos. 

Te puede interesar:

Deja un comentario