5 Señales o síntomas de la ansiedad

Un trastorno es una enfermedad que impacta nuestro pensamiento, sentimientos, comportamiento o estado de ánimo. Este cuenta con la versatilidad de ser ocasional o duradera y afectar nuestra capacidad de relacionarnos con los demás. Actualmente, la ansiedad es uno de los trastornos más comunes en la sociedad. Sin embargo, existe mucho estigma alrededor de ella. Por ese motivo, le contaremos algunos síntomas de la ansiedad que debe tener en cuenta para visitar a un especialista. Consideramos que siempre es importante mencionar que no tiene nada buscar ayuda.

Te puede interesar: Participa en el Diplomado en Marketing Digital y mejora tus expectativas salariales.

¿Qué es la ansiedad?

Según el PortalCLÍNIC de la Fundación BBVA, la ansiedad es una emoción que todo el mundo ha experimentado en algún momento y que regula al organismo para hacer algo importante. De esta manera, la ansiedad produce una reacción psico-fisiológica de activación intensa del sistema nervioso central y de todo el organismo. Aparece cuando se ha de actuar en una situación que demanda un esfuerzo intenso o sostenido ya que sirve para hacer frente a una amenaza o peligro.

En resumen, se menciona que la ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud. Esta puede ser una reacción normal ante diversas situaciones. Por ejemplo, puede sentirse ansioso ante un examen final o entrevista de trabajo. Si bien la ansiedad es una herramienta para enfrentar las situaciones, las personas que sufren de trastornos de ansiedad tienen sensaciones abrumadoras.

¿Qué es un trastorno de ansiedad?

Los trastornos de ansiedad son enfermedades mentales o afecciones donde la sensación de ansiedad no desaparece. De esta forma, cuenta con las propiedades para empeorar con el paso del tiempo. Estos síntomas cuentan con la potestas de interferir en las actividades diarias y afectar el desempeño en los ámbitos sociales de las personas. Por ello, debe ser tratado y manejado de la mano de especialistas, sean psicólogos y psiquiatras.

¿Cuál es la diferencia entre ser ansioso y tener un trastorno de ansiedad?

Ser ansioso, o sentir ansiedad, no es lo mismo que padecer un trastorno de ansiedad. Según este mismo portal, los trastornos de ansiedad se caracterizan por presentar un miedo, una preocupación excesiva y/o una ansiedad intensa. Se considera un trastorno porque genera un gran malestar y afectan al funcionamiento normal de la persona en sus relaciones con la familia o amigos, o en el desempeño en el colegio o trabajo. En función de cuál sea el principal foco del miedo o preocupación se habla de un trastorno u otro.

¿Por qué es importante saber si tengo un trastorno y no soy “simplemente” ansioso?

Todos tenemos en cierta manera un grado de ansiedad ante diversas situaciones. Sentir ansiedad no necesariamente es algo malo. La ansiedad puede impulsarnos a hacer cosas que jamás imaginamos, como, por ejemplo, resolver situaciones de riesgo o salvar nuestras vidas. Sin embargo, cuando la ansiedad se apodera de nosotros de manera abrupta e incontrolada, puede ser un gran obstáculo para poder realizar nuestras actividades cotidianas o llevar una vida normal. O algo aún peor, generar un problema en las personas que nos rodean.

Por ello, es importante, diferenciar una simple sensación de ansiedad, lo que podría ser un real trastorno. A continuación, se presentan las 5 señales más comunes para sospechar que padezco un trastorno de ansiedad:

1. Siento que mi corazón late rápidamente de manera abrupta

Comienzo a sudar y siento como si no pudiera respirar o pensar, que podría morir. Este podría ser un aviso que podría estar padeciendo un trastorno de pánico. Según el NIMH, el trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por episodios inesperados y repetidos de intenso miedo acompañados por síntomas físicos que pueden incluir dolor en el pecho, palpitaciones aceleradas del corazón, falta de aire, mareos, angustia o molestia abdominal.

2. Tengo sudoración profusa, taquicardia, mareos y sensación de desmayo

Por ejemplo, cuando me van a poner una inyección, o evito muchas veces acudir a que me tomen muestras de sangre, entonces podría padecer un tipo de trastorno de fobia. Según el portal MedlinePlus, las fobias son un temor fuerte e irracional de algo que representa poco o ningún peligro real. Existen varios tipos de fobias. Por ejemplo, la acrofobia es el temor a las alturas. La agorafobia es el temor a los lugares públicos y la claustrofobia es el temor a los espacios cerrados.

3. Me preocupo demasiado por las cosas cotidianas

Siento inquietud, me cuesta relajarme, tengo dificultad para dormir, tengo dolores inexplicables, tengo miedo a tener alguna enfermedad grave, las cosas me preocupan mucho más de lo que deberían, entonces podría padecer un trastorno de ansiedad generalizada. Las personas que padecen un trastorno de ansiedad generalizada se preocupan extremadamente o se sienten muy nerviosas por éstas y muchas otras cosas, incluso cuando no hay ninguna razón para preocuparse. A estas personas no les es fácil controlar su ansiedad y mantenerse concentradas en sus actividades diarias.

4. Tengo mucho temor de ser juzgado por los demás

Si evito conocer gente nueva, o siento un temor de ser observado por otros, entonces podría padecer un trastorno de ansiedad social. Según el NIMH, las personas con este trastorno tienen síntomas de ansiedad o miedo en ciertas o todas las situaciones sociales, como cuando conocen a personas nuevas, salen en citas, tienen una entrevista de trabajo, responden a una pregunta en clase o tienen que hablar con un cajero de una tienda. Incluso, hacer cosas sencillas frente a otras personas, como comer o beber delante de otros o usar un baño público, les puede causar ansiedad o temor. Tienen miedo de ser humilladas, juzgadas y rechazadas.

5. Acudo numerosas veces al médico

Pero no cumplo los tratamientos por miedo a los efectos adversos de la medicación, siento miedo inexplicable a tener una enfermedad grave a pesar de que los resultados son negativos, o no me calmo con las explicaciones médicas, entonces podría padecer un trastorno hipocondríaco. La persona que sufre este trastorno tiene una preocupación generalizada con temor a llegar a tener una enfermedad grave basada en la interpretación errónea de los síntomas corporales. Asimismo, presenta conductas compensatorias basadas en la búsqueda de explicaciones médicas que confirmen los temores, logrando una tranquilidad transitoria ante los resultados normales.

Conclusión

Estas señales deben darnos una alerta para tomar atención sobre nuestra salud, porque podría tratarse de algo más grave que una simple ansiedad. Si notáramos uno o más de estos síntomas, lo recomendable es acudir a un especialista de la salud mental. Los médicos psiquiatras son los profesionales que podrían dar el diagnóstico y brindar un tratamiento en estos casos para que podamos tener una vida normal en nuestro entorno familiar y/o laboral.

También te puede interesar:

 

Deja un comentario