Seis consejos para cultivar y cuidar rosas en el jardín o macetas

Las rosas son una de las flores más hermosas del mundo y consideradas las más universales. Su belleza, fragancia, variedad y color la convierten entre las más preferidas por mucha gente desde tiempos antiguos. Si eres un amante de estas flores o eres de las personas que les gusta decorar tus espacios con plantas pequeñas para interiores de casa. Te invitamos a leer este artículo donde te daremos seis consejos para cultivar y cuidar las rosas en un jardín o en macetas, y de esa manera puedas obtener rosas saludables y hermosas.

1. El boom de las rosas

En la antigüedad, las referencias sobre jardinería hacen alusión a las rosas provenientes de Asia y África en su mayoría. Las rosas chinas eran muy codiciadas por su fragancia, colores y hermosura. De ahí que en la época imperial de China, existan pruebas de escritos que cuentan sobre el cuidado de estas flores.

Rosas en época imperial China

En el siglo XVII, los constantes cruces entre especies generó híbridos florales que desató un boom de rosas por el mundo. Y como consecuencia se han registrado 30 mil variedades de estas hermosas flores hasta el momento. Cabe señalar que también las rosas son una de las flores con mayor aparición y simbolismo romántico en la literatura, la música, el teatro, el arte y el cine.

Te podría interesar: Aprende a gestionar campañas de ventas y conversiones eficientes en el Curso de Community Manager

Con su popularidad bien ganada, las rosas se convirtieron en el regalo ideal para sorprender y expresar sentimientos de amor y felicidad en días festivos. En vista de ello, su alta demanda por adquirirlas creció en los Estados Unidos y en toda Europa. Y ocasionó que en el año 1900 se empezara a producir las rosas de forma comercial, junto a los tulipanes y claveles.

Gracias a la globalización de las rosas, hoy en día es más sencillo encontrar tiendas y empresas que se dedican a la producción y comercialización de estas hermosas flores. Pero también están las personas que les gusta cultivar y cuidar rosas de diferentes tipos en su jardín o en macetas. Les relaja dedicar tiempo a cuidarlas y sienten placer verlas crecer, además que embellecen su hogar.

Rosas en invernadero para comercio

2. Consejos para cultivar y cuidar rosas

El cultivo de rosas tiene un proceso y si es la primera ves que cultivas rosas te preguntarás cómo hacerlo. A continuación toma nota de los siguientes seis consejos útiles que te ayudarán a obtener rosas perfectas y mantenerlas radiantes:

2.1 El suelo para cultivar

Preparar el terreno donde vas a cultivar las rosas requiere más que tierra y agua en tu jardín o macetas. Para ello es necesario combinarla con el sustrato que le dará consistencia y el humus de lombriz que es rico en nutrientes. También esta la perlita, el cual permite que la tierra sea porosa, tenga buen drenaje y no se compacte por los riegos.

Es importantísimo preparar de esta forma la tierra, porque aporta buena retención de humedad y oxigenación de las raíces para un correcto crecimiento de las rosas. Asimismo es recomendable cuidar que el suelo tenga una profundidad de 30 a 45 cm como mínimo, ya que las rosas generan raíces muy profundas.

Cultivo de tierra con espátula

2.2 La nutrición para alimentar

Las plantas como las flores, pero en especial las rosas, necesitan de los siguientes nutrientes para desarrollarse: el Carbono, Hidrógeno, Oxígeno, Nitrógeno, Fósforo, Potasio, Calcio, Magnesio, Azufre, Boro, Cloro, Cobre, Hierro, Manganeso, Molibdeno y Zinc. Cada uno de estos nutrientes intervienen ya sea en la conformación de la materia celular o como activador de reacciones metabólicas. Emplearlas permite cuidar la alimentación de las plantas.

Por ejemplo, el café es rico en nitrógeno y potencia el verdor de las hojas, además contribuye al crecimiento de las rosas. Puedes usar los morros de café y colocarlos en una jarra con agua. Después de unas horas, echar el líquido al pie de los tallos para cultivar. Mientras que el plátano es rico en potasio y actúa directamente en las raíces y la floración de las rosas. Solo tienes que hervir las cáscaras de plátano en agua y luego de enfriar, echar el líquido sobre el suelo del rosal.

Nutrientes de café en tierra

2.3 El riego para cuidar

Es importante que vigiles tus rosas para cuidar el momento de regarlas con agua. La cantidad y frecuencia del riego depende de aspectos como el tipo de suelo, el clima y la eficiencia del riego. Una buena señal para regar es cuando observas que la parte superior del suelo esta seco en tu jardín o macetas. Y al momento de regarlas, lo ideal es que la tierra esté húmeda pero no encharcada.

Cabe precisar que el riego tiene como objetivo cultivar e hidratar a la planta. Esto permite el íntimo contacto de las raíces con el sustrato del terreno. Las rosas en un jardín no necesitan de agua diaria, pero si están cultivadas en macetas, el riego debe ser diario sin inundarlas. Recuerda que las raíces deben estar húmedas y no las hojas, ya que podrían enfermarse por culpa de los hongos.

Mujer regando con agua a los rosales

2.4 El sol es imprescindible

Toma en cuenta que para cuidar estas bonitas flores se necesita de un clima cálido y de los rayos del sol, a fin de formar su propia energía a través de la fotosíntesis. Por lo menos necesitan diariamente de seis horas de sol. Por ello debes ubicarlas en tu jardín o colocar tus macetas en un lugar soleado pero ventilado. Y procura protegerlas del sol del mediodía si tu clima es muy caluroso.

Rayos del sol sobre las rosas

2.5 Las macetas correctas

Las macetas, donde colocarás la tierra ya preparada para cultivar las rosas, deben tener varios agujeros en su base para un mejor drenaje durante el riego. Su tamaño debe ser entre mediano y grande. Y es recomendable cambiar su suelo cada seis meses aproximadamente para cuidar que no se pudra las raíces dentro de las macetas.

Macetas medianas ideales para rosas

2.6 Identificar las plagas

Las rosas como toda planta no son inmunes a un ataque de plagas. Si se presentara una invasión en tu jardín, es necesario monitorear y analizar qué agente está afectando el cultivo, su intensidad de daño y los síntomas. Las principales enfermedades que atacan a las rosas bajo invernadero son: Oidio, Mildiu velloso, Botritis, Mancha negra, Agalla de la corona y Nemátodos. Y las plagas que afectan al cultivo son: Ácaros, Trips, Mosca blanca y Pulgones.

Una rosa roja con plaga

Por lo tanto si tienes el objetivo de cultivar rosas, sigue estos seis consejos para cultivar y cuidar rosas en el jardín o macetas que te ayudarán a hermosear las flores. Además contribuirás en cuidar el medio ambiente y el planeta, empezando en tu hogar. Comparte estos valiosos consejos con otros y genera más conciencia ecológica.

También te puede interesar:

Deja un comentario