"> 10 hábitos para llevar un estilo de vida saludable

10 hábitos para llevar un estilo de vida saludable

La OMS recomienda llevar una ingesta diaria de 5 porciones (o un mínimo de 400 gr) de frutas y verduras para llevar una vida saludable, evitando el riesgo de desarrollar ciertas cardiopatías y aminorando el riesgo de sufrir de alguna enfermedad cancerígena.

Es importantísimo además llevar un control de la cantidad de calorías que consumimos de las 2000 Kcal recomendadas al día, solo un máximo del 30% de calorías deberían provenir del consumo de grasas. El exceso del consumo de grasas saturadas y carbohidratos refinados genera condiciones de sobrepeso, el cual a su vez eleva peligrosamente la posibilidad de sufrir enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o problemas cardiovasculares. Cabe mencionar además que si eres deportista, la alimentación es el factor clave en el logro de tus objetivos, por más entrenamiento y esfuerzo que dediques, nunca lograrás el éxito si no cuidas tu alimentación.

Ejercitarse con regularidad para mantener una buena salud

El ejercicio no solo es crucial para mantener un buen estado físico y mental, sino también ayuda muchísimo a prevenir las enfermedades mencionadas en el punto anterior. Hoy en día, no obstante, la mayoría de personas llevan un estilo de vida frenético entre los estudios, el trabajo y la vida conyugal, dejando muy poco tiempo o nulo para practicar algún deporte y menos aún de ir algunas horas al gimnasio con regularidad. Una alternativa práctica a este problema es realizar ejercicios en casa con ayuda de accesorios de gimnasia (cuerdas, mancuernas, pesas, bandas de resistencia, etc.) y siguiendo rutinas que puedes aprender fácilmente a través de vídeos en internet. Se recomienda almenos hacer 20 a 30 minutos de ejercicios al día para mantener una vida saludable.

Respetar las 8 horas de sueño diario

Cada vez son más son las personas que por temas laborales o personales, no llegan a dormir las 8 horas diarias recomendadas, convirtiéndose esto a largo plazo en repercusiones negativas para nuestra salud, provocando condiciones como envejecimiento prematuro, propensión al sobrepeso, irritabilidad y problemas cardiovasculares. Debemos siempre respetar nuestras horas de sueño para poder cumplir con todas nuestras actividades diarias sin caer en cuadros de estrés. Acostumbra a tu cuerpo a tener horas fijas de descanso y trata siempre de respetar la hora de ir dormir.

Limitar el consumo de alcohol y tabaco

Si bien es cierto que consumir pequeñas cantidades de vino tinto o cerveza  de lúpulo o malta de vez en cuando, puede aportar ciertos beneficios a la salud, principalmente por sus cualidades antioxidantes. Sin embargo, el consumo excesivo de alcohol puede revertir todos los avances que hayamos hecho hasta ahora para tener un estilo de vida saludable.

El alcohol contiene calorías vacías que no aportan ningún valor nutricional a nuestro cuerpo, propicia la acumulación de grasa, acelera el proceso de catabolización de los músculos y disminuye los niveles de testosterona en el cuerpo. Por lo tanto, si eres un deportista debes evaluar no consumir alcohol en absoluto por largos periodos.

En cuanto a las consecuencias más graves que puede sufrir un bebedor crónico, se encuentra el daño hepático y páncreal con riesgo elevado de cáncer, problemas de tensión arterial y enfermedades al corazón como una mayor propensión a la arteriosclerosis.

Cuídate de la sobrecarga de estrés

Parte muy importante de llevar un estilo de vida saludable es no solo mantener un estado físico óptimo, sino también mantener un estado de equilibrio mental y emocional. Evita sobrecargarte en tus labores diarias llevando un cronograma diario de actividades y buscando la manera más eficiente de cumplir tus responsabilidades en el menor tiempo posible.

El realizar pausas en el trabajo puede ayudar muchísimo a mantener el estrés a raya, respirar unos minutos al aire libre, estirar el cuerpo y gastar unas bromas con tus compañeros siempre puede ayudarte a sobrellevar el estrés de una manera práctica.

Llevar controles médicos de rutina

Los controles médicos salvan millones de vidas al año al detectar tempranamente enfermedades muy graves en etapas iniciales o evitar que ciertas condiciones de salud se conviertan en cuadros crónicos. Es crucial llevar al menos los chequeos de rutina anuales, que siempre nos darán luces sobre qué aspectos de nuestra salud debemos mejorar y llevar de esta manera un mayor control.

Llevar una vida activa física y mentalmente

El sedentarismo está relacionado directamente a la propensión de muchas enfermedades como la diabetes, tensión arterial, accidentes cerebro-vasculares y presión arterial elevada, así como también de provocar cuadros psicológicos de ansiedad, apatía y aislamiento.

Si queremos llevar un estilo de vida saludable es fundamental siempre estar activo, realizar actividades simples como caminar, trotar, subir escaleras, hacer ejercicios unos minutos en casa, así como hacer ejercicios mentales, leer e interactuar siempre nos ayudaran positivamente en llevar un equilibrio físico y mental.

Mantener tu cuerpo y espacios limpios

Bien sabemos que llevar una higiene personal diaria es importantísimo para prevenir enfermedades principalmente las provocadas por infecciones bacterianas o virales, no obstante, es igual de importante el mantener tu habitad o espacios de trabajo en buenas condiciones higiénicas. Mantener la limpieza diaria de tus espacios te ayudará a prevenir focos infecciosos que son un verdadera amenaza para la salud.

Consumir suplementos alimenticios

Debido a que llevamos un estilo de vida acelerado olvidamos comer adecuadamente o lo que es más grave aún, nos saltamos de algunas comidas; por lo tanto, nuestro cuerpo se está privando de nutrientes, vitaminas y aminoácidos esenciales para llevar un estado físico, energético y mental óptimo.

Te recomendamos consultar con un médico nutricionista sobre que tipo de suplementos nutricionales puedes consumir para complementar los nutrientes que necesita nuestro organismo diariamente, sobre todo si llevamos un ritmo de vida intenso y de esta manera no descuidar nuestra salud.

Mantener siempre una actitud positiva y buen humor

Pocos dan cuenta que el estado emocional repercute directamente en nuestra salud, estados emocionales negativos provocan afectaciones al sistema nervioso y principalmente al sistema endocrino, haciendo que las glándulas liberen sustancias químico-hormonales que pueden provocar tanto daño como fumar varias cajetillas de cigarros a la vez, según reportan algunos estudios.

Debemos hacer siempre el esfuerzo de mantener un buen estado de ánimo a pesar de las adversidades del día a día, no solo para mantener nuestra salud, sino también para lograr nuestros objetivos con la mayor eficacia posible. Así que nunca olvides de sonreír.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

También te puede interesar

Tips para decorar casas pequeñas

La fase natural y vintage se apodera de la decoración en casas modernas y de menor tamaño o de poco presupuesto sufriendo muchos cambios en su [...]